La Sonrisa de Cada Día

Ese regalo del Universo que nos ilumina hasta en la peor tormenta

Gitanos octubre 1, 2010

Filed under: gitanos,primavera,sombras,sonrisa,sueño — ceciliasantoro @ 8:46 pm

Buenas y santas amigos!
Cómo andan?

Bueno, en esta tarde maravillosa de viernes, decidí compartir con ustedes una
enseñanza que recibí hace unos días en un sueño.
Seguramente saben que hay distintos tipos de sueños, si quieren puedo
compartir con ustedes textos que explican ese concepto, el punto es que este momento
onírico en particular fue más un viaje que otra cosa.

Un paseo a otro lugar, otro momento, otra realidad… un paseo donde se escuchaban
guitarras flamencas y se sentía olor a una comida que no puedo identificar… fue una
charla más que una clase, pero una charla completamente nutritiva de sabiduría…

Estábamos en una especie de galpón sin paredes, con ventanales enormes y abiertos,
sobre alguna playa… yo consultaba a estos gitanos porque esa noche en el
cielo habían aparecido dos lunas (anaranjadas, enormes, brillantes), en vez de esa peca
solitaria que suele iluminarlo…
Este fenómeno meteorológico me tenía bastante asustada y mis compañeros de noche
esquivaban el tema… sentados alrededor de una mesa con mis gatos merodeando, eran
ellos los que hacían preguntas sobre mis conocimientos a cambio de esa respuesta que
andaba buscando…

Finalmente accedieron a ilustrarme y me hablaron de lo que ellos llamaron El Conjuro
de la Luna… lo que me dijeron es que poder apreciar dos lunas en vez de una, como se
entiende que tiene que ser, tiene que ver con una mayor claridad en la visión más que
con una nueva posición de los astros… que a medida que uno desarrolla cierto trabajo
interno nuestra capacidad de “ver” se va aclarando, como si nos sacáramos un par de
orejeras…
Pasamos de tener una visión hacia adelante y tridimensional, a una visión circular y que
logra captar fenómenos, objetos, presencias, que siempre están a nuestro alcance pero
suelen pasarnos desapercibidos hasta que aprendemos a reconocerlos o recordarlos…

Mis amigos gitanos concluyeron con la aclaración que son muchas las lunas que
tenemos que aprender a ver, a sintonizar, que de a poco se van a ir asomando para
todos los que quieran verlas… cada una con una energía y un mensaje diferente… que
ese cielo que a veces parece un biombo que nos impide ver el resto del Universo va a
terminar siendo transparente.

Bueno amigos, este es el sueño… estuve un tiempo hasta que me decidí a compartirlo, hoy sentí que era el momento…

 

Viernes 10 de septiembre de 2010 septiembre 10, 2010

Filed under: amanecer,animales,gaia,mediodía,musica,pachamama,sonrisa,sueño — ceciliasantoro @ 8:20 pm

Vieron la predilección que tengo por los “punteos felices”…

Bueno…

* Planificar nuevos viajes.

* Proyectos que se asoman.

* La antena cada vez más encendida.

* El olor a lluvia y el tormentón que ya cruje.

* Los cantos aislados de gente que camina por las veredas porteñas y que se aúnan en un gran coro.

* Los nuevos pedidos, las respuestas del Universo y las eternas preguntas.

* Ese tema que aparece y aparece y aparece dándonos la oportunidad de modificar las lecturas que hacemos y encontrar el aprendizaje.

* La confianza en la sabiduría de nuestra amorosísima Pachamama que se siente cada vez más instalada.

* Saber que tengo a mis gordos esperando en casa los mimos de su mamá.

* El paseo por el barrio chino que espera para esta noche (bajo el agua por lo visto).

* Que ese recorrido lo voy a hacer con amigas que no veo hace mucho.

* Las charlas.

* Mensajes inesperados.

* Los colores de esta mañana.

* Un nuevo libro (“Viviendo desde el corazón” del gran Drunvalo M.).

Feliz fin de semana para todos amigos!!!!!!

 

Delfines agosto 24, 2010

Filed under: agua,animales,delfines,sonrisa,sueño — ceciliasantoro @ 9:13 pm

Hoy sonrío porque soñé con delfines.
La primera imagen fue negrura, oscuridad y mar; sentirme flotar sin identificar dónde, el miedo del no saber jugando con una profunda paz.

De a poco mis ojos se adaptaban a la falta de luz, una luz muy tenue ayudaba en el proceso.

Lo siguiente fue percibir presencias alrededor mío, sólo saberlos, hasta ver sus caras en un primerísimo primer plano.

Sus cantos, las comunicaciones telepáticas; como si fuera una alumna con varios maestros que me transmitían sus conocimientos, de a uno, tranquilos, en calma, y con las formas más amorosas.

Había mucho de recordar en sus lecciones; me empujaban a que ilumine conocimientos dormidos.

Y, cada tanto, entre lección y lección cantaban.

Cantos, lecciones, miradas, comunicaciones, que empecé recibiendo por separado hasta sentir una gran charla; todos una mente, un corazón, un espíritu, conectados por un cable plateado, unidos en la búsqueda del amor incondicional y su difusión, unidos en el sentimiento de hermandad más puro, sintiendo la frescura del mar y su perfume, recibiendo la luz del sol filtrada por el agua, protegidos por ella.

Hoy sonrío porque esta noche reviví mi pasado con los delfines.