La Sonrisa de Cada Día

Ese regalo del Universo que nos ilumina hasta en la peor tormenta

Marzo marzo 29, 2011

Filed under: Uncategorized — ceciliasantoro @ 6:31 pm

Y llegamos a marzo, ya casi lo despedimos.
Marzo suspiro que anticipa un año movedizo.
Este tercer mes del año nos permite posicionarnos, proyectar, planificar nuestro transitar durante los próximos 2 trimestres.
Sabemos que este no es un año cualquiera, lo sentimos.
Nos hablan de cambios, el famoso 2012, la Tierra prácticamente nos grita.
Y este marzo de burbuja con los últimos aires vacacionales termina.

¿Y ahora?

Ahora un ciclo nuevo de felices aprendizajes; de pasitos de bebé, babysteps como le recomiendan a Bill Murray en “Que tal Bob” (recomendadísima película); de escucharnos, de aprender a prestar atención a los llamados de afuera y de adentro.

La Tierra no grita retos ni quejidos, no protesta.
Sus manifestaciones tienen un único fin: despabilarnos, guiarnos hacia un despertar lo más armónico posible.
Cómo cada uno de nosotros recibe esos llamados depende de cómo nos relacionemos con ella, a todo nivel, desde el micro más minúsculo hasta el macro más abarcativo; depende en qué sintonía nos posicionemos, alta o baja, de felicidad o tristeza.
Nosotros elegimos, de nosotros depende.

Por eso hoy, mi sonrisa se la regalo a la Tierra… sonrío para mí, para mantener alta mi energía y compartirla con nuestra amada Pacha y sus habitantes… le regalo un poco de mi felicidad a cambio de todas las enseñanzas que nos obsequia …
Piensen que ella recibe nuestra energía tal cual se la transmitimos, sin filtros…

Así que les propongo: no quieren sumarse y dedicarle un poco de vibra linda a nuestra hermosa Gaia? un poquito de reiki, energía como les salga, una carcajada, algo de música… así la ayudamos a que siga con su proceso de crecimiento contando no solo con nuestra ayuda automática sino, y lo que genera mucha más fuerza, con nuestra colaboración conciente.

 

Huerta marzo 15, 2011

Filed under: agua,arbol,gaia,huerta,pachamama,sonrisa — ceciliasantoro @ 8:39 pm

Amigos, hoy sonrío porque estoy de estreno.

Las primeras integrantes de mi huerta llegaron a su nuevo hogar.

Es más que simple traer a mamá Natura a casa: Se necesitan algunas macetas, tierra (si es compost mejor), semillas y/o plantines ya creciditos. Se puede armar de a poco, con paciencia y mucho amor. De esta manera dejamos de consumir químicos, nos relacionamos con la energía de las plantas con todo lo que eso significa y colaboramos con nuestra amada Gaia. Aunque sea una sola maceta… es ese granito de arena del que tanto hablamos. Prueben de hablarles, de conectarse con ellas, de agradecerles su aporte a nuestras comidas, preguntarles qué lugar de la casa les gusta más… seguro se sorprenden con las respuestas.

Les dejo algunas fotos:

 

Mariposa marzo 10, 2011

Filed under: mariposa,pachamama,sonrisa — ceciliasantoro @ 8:22 pm

La Naturaleza, sus ciclos, los roles que cada ser cumple en ella motivaron mi sonrisa de hoy.
Va a ser un texto raro si se quiere, el momento de por sí tuvo un giro medio extraño o brusco.

Comenzó con una mariposa que quedó atrapada en mi patio, entre mi ténder, las macetas y los bolsones de tierra.
Hace un tiempo uno de mis ángeles de la guarda (un hermano de la vida) me anticipó una conexión con estas haditas tridimensioanles y, desde ese día, viví muchas experiencias y muy ricas con ellas.
Cuando esta hermosura naranja con manchas blancas se cansó de aletear me tomé el atrevimiento de tomarla lo más suave que pude, y la posé en la medianera para que siga su camino.
Pero ella se quedó ahí quietita.
Entonces aproveché para observarla bien, noté que le faltaba una de sus patas, que quería volar y no podía.
Me conecté con ella, estábamos my cerca una de la otra, el momento quedó como en una pausa mientras yo ya pensaba en compartirlo con ustedes.

Entonces, y ahora viene el giro mmm brusco, apareció mi gato, saltó,
robotó en el estante que tengo en la pared, llegó a la medianera y con su patota (pesa casi 7 kilos el pequeño) aplastó a la mariposa, sin más miramientos que el llamado de su instinto.
La evaluó un rato y cuando comprobó que no se movía más la tiró, con la misma pata, fuera de “su área”.
 
Como se imaginarán la secuencia me dejó pasmada, creo que porque me tomó muy de sorpresa, me sacó de zopetón de la escena romántica que mi cabeza había armado.
Por unos segundos no supe si retarlo o qué; se lo notaba muy en paz y él suele escaparse cuando sabe que hizo alguna travesura.
Fueron pocos segundos hasta que entendí.
Aparecieron mis guías y me hablaron justamente de estos ciclos, de la sabiduría natural, de la necesidad de cerrar procesos cuando su permanencia lastima o hace doler y de confiar… confiar que a veces va a aparecer alguien para ayudarnos, tal vez de maneras que no entendamos en ese mismo momento.

Entonces amigos, hoy sonrío por la perfección del orden universal y por sus manifestaciones, por estas lecciones que aparecen de la nada como respuestas a preguntas formuladas, tal vez, por nuestro Yo más inconsciente.
Sonrío porque me siento parte de la cosa, porque NOS siento parte de este todo maravilloso y tan lleno de amor y sabiduría.
Porque todos somos Uno y eso me llena de felicidad.

 

Esperanza marzo 4, 2011

Como regalo para comenzar el fin de semana vibrando bien alto, comparto con ustedes una frase que aparece en la tapa de uno de los números de la revista Urbano Orgánico:

“Esperanza. Existe ese lugar, donde se cultiva la esencia y nutre el espíritu, donde la paz se toca.
Con los reinos presentes, con los maestros presentes.
Donde llegan los que incansablemente buscan dentro. Donde la claridad nos devela.
Donde la fraternidad reina y el creador habita.
Donde los guerreros de la luz luchan con sus dos espadas: la oración y el brillo en los ojos, de sus almas.
Aurora.”

Con todo mi amor para ustedes, amigos del alma, compañeros de ruta, hermanos celestiales.

 

Cebollas marzo 1, 2011

Filed under: Uncategorized — ceciliasantoro @ 7:13 pm

Somos como las cebollas.
Tenemos muchas más capas de lo que somos conscientes.
Estamos divididos en esas capas, pero a la vez somos una gran masa que siente, crece, vive, etc.

Cuando profundizamos el conocimiento con nosotros mismos pasamos cada una de esas capas, vamos cada vez más  adentro en un mundo completamente desconocido.
EMPEZAMOS A RELACIONARNOS DE MANERA CONCIENTE CON NUESTRA PROPIA ALMA.
¿Y qué pasa entonces?
Cambiamos.
Nosotros, nuestro entorno, reaccionan como a una onda expansiva, las fichas se acomodan hasta más rápido de lo que podemos procesar. El Universo nos habla, él también está cambiando y nos acopla a su ritmo, nos prepara.
Y mientras nos acercamos al centro de esa cebolla nuestras mutaciones son cada vez más radicales.
Personas que fueron nuestro cable a tierra pasan a ser el cable que nos ata y no nos deja volar; trabajos que estancan; hogares que incomodan.
Y nosotros decidimos seguir…y avanzamos… CORTAMOS ESOS HILOS CON AMOR, AGRADECEMOS Y CONTINUAMOS.
Esta velocidad en el proceso a veces nos hace sentir perdidos, cuestionarnos, no entender: “Ok, soy libre, vuelo… pero hacia dónde?”
Nos sentimos mareados, la montaña rusa en la panza… pero entonces uuuffffff… respiramos… “algo” nos lleva a respirar profundo y esa entrada de aire activa nuestra memoria y nos hace sonreír…
Recordamos que nos movemos con la energía de la Tierra, que somos esa misma Tierra que nos contiene y empuja, que nacemos de ella sólo para volver a su vientre más adelante.
Nos nutre, nos oxigena, nos refresca, nos da todo lo que necesitamos.
Y la tenemos tan a nuestro alcance que por momentos nos pasa desapercibida.
Hoy sonrío por eso amigos, porque siento bien fuerte el cordón que me une a nuestra Pacha maternal y sus abrazos, sus animales, sus plantas, su barro, sus manantiales, porque soy una raicita más en este gran jardín de maravillas.