La Sonrisa de Cada Día

Ese regalo del Universo que nos ilumina hasta en la peor tormenta

Esperanza marzo 4, 2011

Como regalo para comenzar el fin de semana vibrando bien alto, comparto con ustedes una frase que aparece en la tapa de uno de los números de la revista Urbano Orgánico:

“Esperanza. Existe ese lugar, donde se cultiva la esencia y nutre el espíritu, donde la paz se toca.
Con los reinos presentes, con los maestros presentes.
Donde llegan los que incansablemente buscan dentro. Donde la claridad nos devela.
Donde la fraternidad reina y el creador habita.
Donde los guerreros de la luz luchan con sus dos espadas: la oración y el brillo en los ojos, de sus almas.
Aurora.”

Con todo mi amor para ustedes, amigos del alma, compañeros de ruta, hermanos celestiales.

 

Bocanadas de aire fresco octubre 14, 2010

Filed under: bocanadasdeairefresco,sonrisa — ceciliasantoro @ 9:29 pm

Los vaivenes, las transiciones, los cambios de rumbo inesperados.
El Universo nos pone a prueba ó, para que suene mejor, nos ayuda a confirmar si nuestros principios más arraigados son realmente nuestros, si los traemos porque alguien los guardó en nuestra mochila, si siguen sumando en el desarrollo de nuestro momento actual.

Lo lindo de estos “pedidos de confirmación” es que desacomodan.
Imaginen que toda su vida está guardada bien segura en una burbujita, de colores, como más les guste, y un gigante la sacude, juega un rato a las canicas y la vuelve a dejar en su lugar.
¿El interior de esa burbuja volvería a ser exactamente igual?
Puede ser que algún estante se caiga, que un cuadro termine torcido y así nos guste más. Por más que intentemos ordenar todo otra vez algo, chiquito aunque sea, se mueve… cambia de estado, de lugar en la lista de prioridades, de espacio…

Y volvemos al lugar que tocamos varias veces ya.
Tal vez la clave para atravesar estos “sacudones”, y sacarles el jugo, sea CONFIAR en que siempre llegan en el exacto momento en que necesitamos recibirlos.
En dejarlos fluir y sentirlos, sabiendo que el estado de …mmm…, confusión si quieren, que generan también necesitamos experimentarlo.

Y disfrutar amigos… disfrutar de ese “dejar que fluya”, que el señor Cosmos nos sorprenda, nos acaricie, marcar un objetivo claro y ponernos en sus manos para concretarlo, que nos hamaque y nos eleve bien alto, así podemos nutrirnos de esas bocanadas de aire fresco que vienen trayendo estas movilizaciones energéticas de los últimos tiempos…