La Sonrisa de Cada Día

Ese regalo del Universo que nos ilumina hasta en la peor tormenta

Mariposa marzo 10, 2011

Filed under: mariposa,pachamama,sonrisa — ceciliasantoro @ 8:22 pm

La Naturaleza, sus ciclos, los roles que cada ser cumple en ella motivaron mi sonrisa de hoy.
Va a ser un texto raro si se quiere, el momento de por sí tuvo un giro medio extraño o brusco.

Comenzó con una mariposa que quedó atrapada en mi patio, entre mi ténder, las macetas y los bolsones de tierra.
Hace un tiempo uno de mis ángeles de la guarda (un hermano de la vida) me anticipó una conexión con estas haditas tridimensioanles y, desde ese día, viví muchas experiencias y muy ricas con ellas.
Cuando esta hermosura naranja con manchas blancas se cansó de aletear me tomé el atrevimiento de tomarla lo más suave que pude, y la posé en la medianera para que siga su camino.
Pero ella se quedó ahí quietita.
Entonces aproveché para observarla bien, noté que le faltaba una de sus patas, que quería volar y no podía.
Me conecté con ella, estábamos my cerca una de la otra, el momento quedó como en una pausa mientras yo ya pensaba en compartirlo con ustedes.

Entonces, y ahora viene el giro mmm brusco, apareció mi gato, saltó,
robotó en el estante que tengo en la pared, llegó a la medianera y con su patota (pesa casi 7 kilos el pequeño) aplastó a la mariposa, sin más miramientos que el llamado de su instinto.
La evaluó un rato y cuando comprobó que no se movía más la tiró, con la misma pata, fuera de “su área”.
 
Como se imaginarán la secuencia me dejó pasmada, creo que porque me tomó muy de sorpresa, me sacó de zopetón de la escena romántica que mi cabeza había armado.
Por unos segundos no supe si retarlo o qué; se lo notaba muy en paz y él suele escaparse cuando sabe que hizo alguna travesura.
Fueron pocos segundos hasta que entendí.
Aparecieron mis guías y me hablaron justamente de estos ciclos, de la sabiduría natural, de la necesidad de cerrar procesos cuando su permanencia lastima o hace doler y de confiar… confiar que a veces va a aparecer alguien para ayudarnos, tal vez de maneras que no entendamos en ese mismo momento.

Entonces amigos, hoy sonrío por la perfección del orden universal y por sus manifestaciones, por estas lecciones que aparecen de la nada como respuestas a preguntas formuladas, tal vez, por nuestro Yo más inconsciente.
Sonrío porque me siento parte de la cosa, porque NOS siento parte de este todo maravilloso y tan lleno de amor y sabiduría.
Porque todos somos Uno y eso me llena de felicidad.